Entra, toma prestado uno de mis libros y piérdete en algún mundo mágico por un rato... el café, te lo debo.



Si alguno se ha paseado por más de 5 minutos en este blog, notará las abundantes referencias a Nora Roberts en este sitio. Y es que fue con esta autora que descubrí a fondo mi alma lectora. Con Nora abrí el espectro de opciones de lectura a géneros que jamás pensé que llegaría a leer y su pluma me enamoraba con cada libro que leía, y me hacía acumular más y más libros suyos. Sus lecturas eran algo seguro, de las que se compran a ciegas porque se sabe que nunca decepcionan. Hace 10 años fácilmente diría que era mi autora favorita; claro que los tiempos cambian, el repertorio literario se expande y los gustos se vuelven más exigentes, pero esta autora sigue teniendo un lugar de honor conmigo.
Sus obras más recientes se dividen entre éxitos y desaciertos, y no sé qué tanto han ayudado a ganarse nuevos lectores, pero de seguro los que la descubrimos hace años le seguimos siendo fiel. Quizás porque gran parte de sus novelas de 10 o 15 años atrás tienen una magia que ha costado duplicar en las más recientes. Algunas de sus últimas obras demuestran por qué esta autora es un icono literario, y cuando alguna resulta ser algo floja, la nostalgia me mantiene firme en la lectura.
He leído demasiados libros de Nora, la gran mayoría antes de siquiera pensar en abrir este blog, por lo que me sería difícil hacerles reseñas completas. Pero sí puedo hablarles de algunos de esos libros de esa "edad dorada", los que más se quedaron conmigo:

Novelas cortas
[ 6 ] Bueno; había que leerlo.
[ 6 ] Bueno; había que leerlo.
[ 6 ] Bueno; había que leerlo.
[ 6 ] Bueno; había que leerlo.


He perdido la cuenta de las veces que he releído estos libritos. Me encantan y me han servido de "limpiadores de paladar" varias veces. La historia de Lejos de todo (1984) es en realidad una de las más ligeras de la autora, pero lo que me enganchó fue la personalidad alegre y vivaz de Shane, la protagonista. Es de esas que tiende reírse donde menos uno debería y mientras más le dices que no se ria menos se aguanta. De hecho es la manera como afronta sus problemas: riéndose. Así que pasé la lectura entre risas, y al final, apostaría que le levanta el ánimo de cualquiera.
Los otros tres libros tienen algo en común: una guerrera madre soltera y un hombre que tropieza en el caos de ella, y que pues, le toca amarrarse bien los pantalones. Son libros que fácilmente tienen material para historias más largas, y es casi una pena que hayan terminado como novelas cortas. Sobre todo en Un héroe en Nueva York (1987), donde la autora (para mi total sorpresa) explora el mundo de los comics; hay un hombre con corazón de niño que enamora, pero el que se roba el show es el pequeño Radley. También Luz en la tormenta (1989) tiene bastante carga emocional y drama para llenar muchas más páginas y para darle más oportunidad de evolucionar a la protagonista, pero bueno, el concentrado tampoco estuvo nada mal.
En todos estos relatos, aun con su simplicidad, encontré detalles adorables y personajes inolvidables.

Novelas largas
[ 8 ] Demasiado bueno; una gran experiencia lectora.
[ 7 ] Muy bueno; bastante entretenido.
[ 7 ] Muy bueno; bastante entretenido.
[ 8 ] Demasiado bueno; una gran experiencia lectora.


Estas historias mucho más complejas y sustanciosas que llevan con todo la marca de la autora. De hecho, Verdades y mentiras (1991), es uno de los favoritos del público. Recuerdo que cuando busqué opiniones antes de leerlo, la mayoría le dedicaba alguna variación de la frase «no le veo errores a este libro». No me atrevo a ir tan lejos como para decir que es perfecto, pero digamos que se acerca. He leído más de 100 libros de Nora, y este debe ser el libro más intenso de todos ellos. Una trama increíblemente elaborada y sólida, protagonistas impactantes, y giros sorprendentes con influencias que llegan lejos hasta personajes secundarios que a su vez afectan la trayectoria de la historia principal. De verdad es un señor libro.
Traiciones (1995) es bastante intenso también. Nora siempre ha dibujado buenas atmósferas familiares que provocan envidia, pero esta vez, mostró el lado oscuro. También puede que más de uno se identifiques con Kelsey, quien creció teniéndolo todo pero siempre carente de esencia. De paso, si eres amante de los caballos como la autora, el libro te va a encantar. Con Las sombras del bosque (1999) me pasó algo curioso: a pesar de que supe quién era el asesino desde el primer capítulo, devoré el libro. La historia igualmente fue emocionante, intrigante y divertida. Tiene mucha sustancia y vivencias profundas; nada es superficial en esta historia. Y debo decir que Noah es uno de los mejores protagonistas masculinos que ha creado Roberts.
Toda la vida quise ser arqueóloga y aprender a tocar el cello, así que cuando encontré mi fantasía en la protagonista de Cita con el pasado (2003) tuve otra razón de peso para engancharme, aparte de la dramática historia. Y fue dramática, sin duda: empieza con el terror de todo padre: distraerse por un minuto y no volver a ver a tu hijo. Bastó un minuto para cambiar un destino por completo. Es otra trama compleja y conmovedora.
Estos son los libros "Hardcore Nora", los que la convirtieron en una eminencia del género.


COMILLA1
Puedo arreglar una mala página.
No puedo arreglar una página en blanco.
—NORA ROBERTS, 228 libros y contando...
COMILLA2


Para ver más libros y reseñas de este autor, visita su
FICHA BIBLIOGRÁFICA


CIERRE_ENTRADAS

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Tu opinión cuenta, pero sólo si es hecha con respeto, y por favor, sin spoilers.
Gracias por unirte al café literario virtual. ¡Feliz lectura!